Gasto en Salud por envejecimiento se podría cuadruplicar al 2020

* Autoridades llaman a invertir en estrategias de conductas saludables


Un estudio entregado hoy por la Superintendencia de Salud dio a conocer que el gasto en salud en el adulto mayor podría cuadruplicarse y pasar de casi 500 mil millones de pesos en el año 2002 a cerca de 2 billones de pesos en el año 2020.
La iniciativa fue presentada por el Superintendente de Salud, Dr. Manuel Inostroza en conjunto con la Directora del Servicio Nacional del Adulto Mayor, Paula Forttes , el Jefe del Depto de Estudios,.Alberto Muñoz y dirigentes de clubes de adultos mayores de diversas comunas de la Región Metropolitana.
La investigación "Impacto del Envejecimiento en el Gasto en Salud: Chile 2002-2020", elaborada por el Departamento de Estudios de la institución, llama a reflexionar respecto de cómo se expresarán las proyecciones de población a futuro, su perfil epidemiológico y cuáles serán los principales componentes del gasto: magnitud y tendencias en el mediano y largo plazo.
La autoridad fiscalizadora expuso que Chile presenta un proceso de envejecimiento acelerado. Esta es dijo una buena noticia porque se están generando las posibilidades de qué vivamos más años. Lo importante, indicó es que estos años sean de mejor calidad y por eso debemos prepararnos para el futuro.
Explicó que al 2020 un 17,3% de los chilenos, aproximadamente 3.200.000 personas serán mayores de 60 años.
Actualmente, según el censo del 2002 la población adulto mayor alcanza un 11,4% y de acuerdo a la última encuesta CASEN 2006 un 7,5% de estas personas son pobres o indigentes .Es decir, no están en condiciones de afrontar los desafíos del envejecimiento, especialmente en lo que respecta a los gastos en salud que son tremendamente costosos.
El estudio revela que el 50% del gasto en salud de los Adultos Mayores -unos $250 mil millones-, corresponde a Hospitalización, proyectándose que para el 2020 este gasto se incrementará 2,5 veces.
Es necesario, dijo el Superintendente que esta demanda sea cubierta con prestaciones médicas y otro tipo de intervenciones para evitar y prevenir que el adulto mayor reduzca los episodios de hospitalización.
Las estimaciones globales indican que el gasto en salud se podría cuadruplicar y pasar desde casi $500 mil millones en 2002 a cerca de dos billones en el año 2020.
Señaló que un 31% de este gasto se explica por el aumento de la población adulta mayor, pero el otro 59% dependerá especialmente de factores no demográficos, como por ejemplo la calidad de vivienda, la obtención de una pensión digna, la mantención de una alimentación y conductas saludables.
También de la posibilidad de acceder a lugares de esparcimiento, realizar ejercicios físicos, tener una mayor formación cultural para activar el desarrollo mental y prevenir patologías como la depresión y el Alzheimer, etc.
Esto significa, dijo, que la demanda de salud depende, principalmente, del estado de salud y no de la edad per se.
El Superintendente de Salud, Dr. Manuel Inostroza manifestó que aún contando con la implementación de valiosas iniciativas y políticas públicas a favor del adulto mayor, las conclusiones preveen que éstas no serán suficientes si las personas no toman conciencia desde ya que hay que cambiar las conductas y hábitos para llegar a una vejez autovalente.
Añadió que ningún sistema será capaz de solventar toda esta demanda si no se actúa preventivamente. De allí la importancia de invertir activamente en estrategias que promuevan estilos de vida saludables en etapas tempranas del ciclo de vida y de evaluar la factibilidad de implementar Sistemas de Seguros de Cuidados de Largo Plazo en el país.
Por su parte, la Directora del SENAMA, Paula Forttes indicó que el estudio "viene a ser un llamado de atención en el cual estamos trabajando .Tenemos que avanzar para que cada uno de los sectores entregue lineamientos al adulto mayor. El envejecimiento es una oportunidad para hacernos cargo de la gente que queremos. Es invertir en sociedad, en familia y prevenir mayores inversiones a largo plazo.